PUBLICACIÓN

IN SEARCH OF THE MASTERLESS MEN OF NEWFOUNDLAND

ron1.jpegEl gran surrealista Ron Sakolsky me acaba de hacer llegar desde Canadá un libro maravilloso, editado por Ardent Press hace unos pocos meses, que incluye dos ensayos sobre la legendaria Masterless Men of Newfoundland (Hombres sin amo de Newfoundland), un grupo de fugitivos de mediados del siglo XVIII. La introducción y el primero de los ensayos son de Ron Sakolsky, y el segundo es una reedición modificada de un texto de Seaweed, publicada originalmente en su colección Land and Freedom.

Masterless Men of Newfoundland fue una sociedad fuera de la ley de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Según la tradición, de la que hay poca evidencia documental, eran desertores de la Royal Navy y fugados de las plantaciones de pesca que huyeron tierra adentro para escapar de las duras condiciones de vida allí impuestas. Guiados por Peter Kerrivan, un desertor nacido en Irlanda alrededor del año 1750, se dice que los “Masterless Men” (Hombres sin amo) habitaron en las tierras salvajes de Butter Pot de la península de Avalon. Consideradas como criminales por las autoridades, vivían de la caza, la pesca, el robo y el comercio ilegal en aldeas aisladas

ron3

Supuestamente abrieron las primeras carreteras de Newfoundland, algunas con fines prácticos, otras como “cul-de-sac” para confundir a sus perseguidores. Dos, posiblemente cuatro, de ellos fueron capturados y ahorcados, pero las autoridades nunca tuvieron éxito en disolver a esta sociedad, ni capturaron a Kerrivan, que se convirtió en un héroe popular en Newfoundland. A principios del siglo XIX, a medida que las condiciones sociales mejoraron, los Masterless Men of Newfoundland presuntamente se trasladaron a puertos en donde podían trabajar como pescadores independientes.

Los textos cuentan con citas de autores como Pierre Mabille, Peter Gelderloos o David Benson, mapas y un collage (al modo situacionista) de John Richardson. Animo a su lectura.

Aprovecho la ocasión para mostrar el fabuloso collage que me envía Sakolsky, hecho por él a medias con Sheila Nopper.

ron2

Me despido con la misma soflama con la que cierra la introducción el propio Sakolsky en el libro: ¡Por un mundo sin amos!

Vicente Gutiérrez Escudero

Anuncios

PRESENTACIÓN

LA MUJER ABOLIDA

He aquí el vídeo de la presentación de mi libro “La mujer abolida”, el pasado 19 de enero de 2018 en la librería Enclave de Madrid, en la que participaron Javier Desvelo(editor y poeta), Esther Ramón (poeta y prologuista del libro) y Lourdes Martínez (poeta y miembro del Grupo surrealista de Madrid).

DECLARACIÓN COLECTIVA

Declaración del Movimiento Surrealista Internacional, contra los embusteros de “Surrealism Now”. De suma importancia. Al surrealismo no se lo mercantiliza.

 

EN CASTELLANO:

¡NO! Al regreso de los Templarios de la Basura
Sobre las actividades fraudulentas de ‘Surrealism Now’

Lo que hoy se etiqueta como ‘Arte’ no tiene nada que ver con la Imaginación y lo Maravilloso, y en la mayoría de los casos, no es más que una versión reinventada del miserabilismo que domina el mundo. Por supuesto, hay excepciones, esos brillos oxigenados que perseguimos en nuestra búsqueda del oro del tiempo, maravillas inspiradas que nunca seguirán las reglas de la estética académica. Lo que de verdad nos interesa en el terreno artístico es el acto de crear, más que los resultados: como ya lo dejara claro André Breton en 1929, en su ensayo ‘Surrealismo y pintura’, no existe un ‘arte surrealista’. La pintura, la poesía, la fotografía, la escultura y el cine, entre otras actividades, son, para nosotros y nosotras, medios para transformar nuestra relación con el mundo. La inspiración poética no es un fenómeno secundario para nosotros y nosotras; es esencial para todo arte auténtico. Abandonar la inspiración poética en aras de las presiones sociales o del mercado daría lugar a la absurda consecuencia de destruir el espíritu creativo en sí mismo.

La sumisión total a los códigos sociales conformistas y las reglas del mercado por parte de una asociación de pseudo-artistas que se hacen llamar engañosamente “Movimiento Internacional Surrealism Now’ nos obliga a prevenir a todos los simpatizantes del surrealismo contra esta banda de estafadores y proveedores de basura.

Bajo el liderazgo de un tal Santiago Ribeiro, esta agrupación ya se ha manifestado, en 2014, en una exposición colectiva en la histórica Sede de los Caballeros Templariosen la ciudad de Condeixa, cerca de Coimbra, Portugal.

Ahora, la misma banda, aún dirigida por el Sr. Ribeiro, quien ha informado a los medios de que él es “el líder principal” del “grupo surrealista más grande del mundo”, con más de cien participantes de más de veinticinco países, y que cuenta con tantos artistas de pintura mural religiosa y militaristas como miembros, está una vez más exponiendo en Condeixa, un evento que ha sido ampliamente publicitado. Aquí hay algunas citas de una entrevista con Santiago Ribeiro que podría arrojar algo de luz sobre la ‘filosofía’ de la empresa ‘Surrealism Now’:

* El surrealismo en el siglo XXI es completamente diferente del movimiento que apareció en 1924, cuando Breton lanzara su manifiesto. Las realidades de hoy son completamente diferentes: hoy, tenemos el calentamiento global, el capitalismo generalizado y una forma completamente diferente de comunicar…
* Si el surrealismo quiere sobrevivir, tiene que vivir de acuerdo con la era actual…
* El surrealismo según los principios de Breton no es algo a lo que me gustaría pertenecer…
* Mi propia pintura tiene una antigua atmósfera de crucifixión…
* Algo que no existe es lo que yo llamo ‘surreal’…
* Hay lugares en nuestro país de tal belleza que aprovechamos la oportunidad para hablar sobre su riqueza cultural e histórica, mientras que al mismo tiempo promovemos nuestro arte…

Respondemos a este oportunista Ribeiro y a su pandilla ‘Surrealism Now’: ¡MALDITOS! Las aspiraciones del verdadero surrealismo están en otra parte: el advenimiento de una nueva civilización, en la que la realidad banal se transforme en una maravillosa surrealidad. Despreciamos sus manifestaciones ridículas, demagógicas y cacofónicas que falsifican las ambiciones y aspiraciones del surrealismo y que intentan obtener réditos comerciales mediante una actividad fraudulenta.

En nombre del Movimiento Surrealista Internacional,

Esta declaración ha sido firmada por los surrealistas:
Xoan Abeleira; Jaime Alfaro; Alberto Assumpção; Melatonino Beal; Magdalena Benavente; Jan Bervoets; Verónica Cabanillas; Miguel de Carvalho; Eugenio Castro; José Miguel Pérez Corrales; Daniel Cotrina; David Coulter; Kenneth Cox; Célia Cymbalista; Luke Dominey; Guy Ducornet; Kathleen Fox; Victor Fuentes Marambio; Tono Galán; Javier Gálvez; Guy Girard et les autres membres du Groupe de Paris du Mouvement Surréaliste; Xesús González Gómez; Allan Graubard; Vicente Gutiérrez Escudero; Janice Hathaway; Beatriz Hausner; Mazo Heck; Rodrigo Hernández Piceros; Dale Houston; Bill Howe; Karl Howeth; Joseph Jablonski; Bruno Jacobs; Alex Januário; Patrick Lepetit; Sergio Lima; Rik Lina; Léo Litha; Michael Löwy; Alexandre Magno; Lurdes Martínez; Armando McMurray; Richard Misiano-Genovese, Luiz Morgadinho; David Nadeau; Peter Overton; Jean-Pierre Paraggio; Gregorio Paredes; Nelson de Paula; Seixas Peixoto; Pierre Petiot; Pedro Prata; Carlos Rangel; Raman Rao; Alejandro Rejon Huchin; John Richardson; José Manuel Rojo; Penelope Rosemont; Enrique de Santiago; Gregg Simpson; Dan Stanciu; Ludovic Tac; Jonathan Tarry; Laurens Vancrevel; Rodrigo Verdugo Pizarro; Cristina Vouga; Claudia Vila; Her de Vries; Richard Waara; Zazie Evi Möchel;
siendo miembros de los siguientes grupos: Cabo Mondego Section of Portuguese Surrealism; Grupo Surrealista de Madrid; Leeds Surrealist Group; Groupe de Paris du Mouvement Surréaliste; Chicago Surrealist Group; Xalundes/Grupo Surrealista Galego; Brumes Blondes, Holland; Grupo Surrealista Derrame (Chile); Grupo Surrealista de São Paulo; Grupo Surrealista Agharta (Chile); Grupo DeCollage (São Paulo); Groupe le Vertèbre et le Rossignol; Peculiar Mormyrid Group;
unidos surrealistas independientes y simpatizantes;
actuando juntos por el Movimiento Surrealista Internacional.

 

EN FRANCÉS:

NON! au retour des Templiers de la Barbouille

À propos de l’escroquerie de “Surrealism-Now”

Ce qui, de nos jours, est présenté comme “de l’Art”, n’a souvent rien à faire avec l’Imagination et le Merveilleux; ce n’est dans la plupart des cas que l’une des manifestations, plus ou moins réussie, du misérabilisme qui règne partout dans le monde actuel.
Évidemment il y a des exceptions à la règle et elles prennent la forme de ces rares trouvailles brillantes que l’on rencontre heureusement parfois dans notre quête de l’or du temps. Ces merveilles inspirées bousculent les règles d’une esthétique figée.
Ce qui nous intéresse, bien plus que le résultat peint ou dessiné, c’est l’acte de créer. Nous savons par exemple depuis longtemps que la “peinture surréaliste” n’existe pas : cela a été établi dès 1928, dans l’essai clé d’André Breton: Le Surréalisme et la Peinture. Et c’est également vrai pour tous les types d’expressions artistiques. La peinture, la poésie, la photographie, la sculpture et le cinéma ne sont à nos yeux que les moyens appropriés d’une transformation de notre relation psychique au monde. L’inspiration poétique n’est pas un phénomène secondaire pour nous : elle est essentielle à tout art authentique. La disparition de la poésie, fruit de pressions sociales ou développement imposé par le marché et sa compétitivité, a des conséquences absurdes qui anéantissent jusqu’à la raison d’être de tout art.

C’est justement cette soumission totale aux exigences sociales et aux diktats du marché d’un groupement de pseudo-artistes s’affublant de l’étiquette “Mouvement international Surrealism-Now”, qui nous contraint à mettre en garde tous les sympathisants du surréalisme contre cette bande d’imposteurs et de barbouilleurs.
En 2014 déjà, ce groupement s’était manifesté sous la direction d’un certain Santiago Ribeiro par une exposition collective dans l’ancienne Commanderie des Templiers de Condeixa, une ville près de Coimbra, au Portugal.
Ces jours-ci, ce même groupement, toujours animé par le sieur Ribeiro, qui a déclaré à la presse qu’il “est l’animateur principal” du “plus important mouvement surréaliste au monde” avec plus de cent participants originaires de plus de vingt-cinq pays, et composé en partie de muralistes d’églises et de militaristes déclarés, expose de nouveau à Condeixa. Cet événement fait l’objet d’une large promotion dans la presse et les médias en général. Quelques citations d’un entretien de Santiago Ribeiro peuvent illustrer sa “philosophie” en ce qui concerne le mouvement “Surrealism Now” (voir www.youtube.com/watch?v=6myIEsft0):
* Le surréalisme du 21ième Siècle est complètement différent du mouvement qui apparut en 1924, quand André Breton lança son manifeste. Les réalités d’aujourd’hui sont tout à fait autres. Aujourd’hui il y a le réchauffement global, le capitalisme mondialisé, et une communication totalement différente.
* Pour vivre et survivre, le surréalisme doit s’inscrire dans la modernité.
* Un surréalisme basé sur les principes de Breton ne présente pour moi aucun intérêt dans les circonstances actuelles.
* Mon art à moi baigne dans la vieille atmosphère de la crucifixion.
* Ce que j’appelle “surréaliste”, c’est quelque chose qui n’existe pas.
* Il y a beaucoup de lieux historiques et forteresses militaires dans notre pays qui sont tellement superbes que nous pouvons en profiter pour promouvoir ces richesses historiques en même temps que nous montrons notre art.

Nous entendons répliquer à ce triste opportuniste et à son groupement de barbouilleurs de “Surrealism-Now” par un vigoureux Merde à vous tous !

Le vrai surréalisme aspire à tout autre chose: l’avènement d’une Civilisation où la réalité banale sera transformée en une surréalité merveilleuse. Nous méprisons ces manifestations ridicules, abusives, démagogiques et cacophoniques, qui falsifient les ambitions et les aspirations du Grand Surréalisme, et qui essayent de tirer un profit commercial de ce qui n’est pour nous qu’activité confusionnelle.
Cette déclaration a été signée par les surréalistes suivants

Xoan Abeleira; Jaime Alfaro; Alberto Assumpção; Melatonino Beal; Magdalena Benavente; Jan Bervoets; J Karl Bogartte; Verónica Cabanillas; Doug Campbell; Miguel de Carvalho; Eugenio Castro; José Miguel Pérez Corrales; Daniel Cotrina; David Coulter; Kenneth Cox; Célia Cymbalista; Luke Dominey; Peter Dubé; Guy Ducornet; Kathleen Fox; Victor Fuentes Marambio;Tono Galán; Javier Gálvez; Guy Girard et les autres membres du Groupe de Paris du Mouvement Surréaliste; Xesús González Gómez; Jon Graham; Allan Graubard; Vicente Gutiérrez Escudero; Janice Hathaway; Beatriz Hausner; Mazo Heck; Rodrigo Hernández Piceros; Dale Houston; Bill Howe; Karl Howeth; Joseph Jablonski; Bruno Jacobs; Alex Januário; Patrick Lepetit; Sergio Lima; Rik Lina; Léo Litha; Michael Löwy; Alexandre Magno; Lurdes Martínez; Armando McMurray; Paul McRandle; Luiz Morgadinho; David Nadeau; Valery Oisteanu, in the name of PASS (poets and artist surrealist society in New York since1973); Peter Overton; Jean-Pierre Paraggio; Gregorio Paredes; Jaan Patterson; Nelson de Paula; Seixas Peixoto; Pierre Petiot; Irene Plazewska; Pedro Prata; Carlos Rangel; Raman Rao; Alejandro Rejon Huchin; John Richardson; José-Manuel Rojo; Penelope Rosemont; Enrique de Santiago; Gregg Simpson; Dan Stanciu; Ludovic Tac; Jonathan Tarry; Laurens Vancrevel; Rodrigo Verdugo Pizarro; Cristina Vouga; Claudia Vila; Her de Vries; Richard Waara; Zazie Evi Möchel:

membres des groupes surréalistes:

Cabo Mondego Section of Portuguese Surrealism; Grupo Surrealista de Madrid; Leeds Surrealist Group; Groupe de Paris du Mouvement Surréaliste; Chicago Surrealist Group; Xalundes/Grupo Surrealista Galego; Brumes Blondes, Pays-Bas; Grupo Surrealista Derrame (Chile); Grupo Surrealista de São Paulo; Grupo Surrealista Agharta (Chile); Grupo DéCollage (São Paulo); Groupe le Vertèbre et le Rossignol; PASS (poets and artist surrealist society in New York since1973); Peculiar Mormyrid Group; suRRism;

qui on été joints par des surréalistes indépendants sympathisants;

agissant ensemble au service du Mouvement International de Surréalisme.

le 19 Janvier 2018

 

EN INGLÉS:

NO! To the Return of the Templars of Rubbish

On the fraudulent activities of ‘Surrealism-Now’

What today is labeled as ‘Art’ has nothing to do with Imagination and the Marvelous and, in most cases, is no more than a fabricated rendering of the miserabilism that dominates the world. Of course, there are exceptions, those oxygenated brilliancies we seek in our quest for the gold of time, inspired marvels that will never follow the rules of academic aesthetics. What interests us most in art is the act of creating, rather than the result: as already made clear by André Breton in 1928, in his essaySurrealism and Painting, there is no such thing as ‘surrealist art’. Painting, poetry, photography, sculpture and cinema, amongst other activities, are, for us, means of transforming our relationship with the world. Poetic inspiration is not a secondary phenomenon for us; it is essential for all authentic art. Abandoning poetic inspiration for the sake of social pressures or those of the market would result in the absurd consequence of destroying the creative spirit itself.

The total submission to conformist social codes and to the rules of the market by an association of pseudo-artists deceitfully calling itself the ‘International Movement Surrealism-Now’ compels us to caution all sympathizers with Surrealism against this band of swindlers and purveyors of rubbish.

Under the leadership of a certain Santiago Ribeiro, this grouping has already manifested itself, in 2014, in a collective exhibition at the historic Headquarters of the Knights Templar in the town of Condeixa, near Coimbra, Portugal.

Now, the same band, still lead by Mr. Ribeiro, who has informed the media that he is “the main leader” of the “largest surrealist group in the world”, with “over one hundred participants from more than twenty-five countries”, and having a number of church-muralists and militarists as members, is once again exhibiting in Condeixa, an event that has been widely publicized. Here are some quotes from an interview with Santiago Ribeiro that might shed some light on the ‘philosophy’ of the ‘Surrealism-Now’ enterprise:

* Surrealism in the twenty-first century is completely different from the movement that appeared in 1924, when Breton launched his manifesto. Today’s realities are completely different: today, we have global warming, generalized capitalism and a completely different form of communicating…

* If Surrealism is to survive, it has to live in accordance with the present era…

* Surrealism according to Breton’s principles is not something to which I would like to belong.

* My own painting has an ancient atmosphere of crucifixion…

* Something that does not exist is what I call ‘surreal’…

* There are places in our country of such beauty that we take the opportunity to talk about their cultural and historical richness while at the same time promoting our art…

We reply to this opportunist Ribeiro and his ‘Surrealism-Now’ gang: DAMN YOU ALL!

The aspirations of true Surrealism are elsewhere: the advent of a new civilization where banal reality will be transformed into a marvelous surreality. We despise your ridiculous, demagogic and cacophonic manifestations that falsify Surrealism’s ambitions and aspirations and that attempt to take commercial advantage from a fraudulent activity.

This declaration has been signed by the surrealists:

Xoan Abeleira; Jaime Alfaro; Alberto Assumpção; Melatonino Beal; Magdalena Benavente; Jan Bervoets; Verónica Cabanillas; Miguel de Carvalho; Eugenio Castro; José Miguel Pérez Corrales; Daniel Cotrina; David Coulter; Kenneth Cox; Célia Cymbalista; Luke Dominey; Guy Ducornet; Kathleen Fox; Victor Fuentes Marambio; Tono Galán; Javier Gálvez; Guy Girard et les autres membres du Groupe de Paris du Mouvement Surréaliste; Xesús González Gómez; Allan Graubard; Vicente Gutiérrez Escudero; Janice Hathaway; Beatriz Hausner; Mazo Heck; Rodrigo Hernández Piceros; Dale Houston; Bill Howe; Karl Howeth; Joseph Jablonski; Bruno Jacobs; Alex Januário; Patrick Lepetit; Sergio Lima; Rik Lina; Léo Litha; Michael Löwy; Alexandre Magno; Lurdes Martínez; Armando McMurray; Richard Misiano-Genovese, Luiz Morgadinho; David Nadeau; Peter Overton; Jean-Pierre Paraggio; Gregorio Paredes; Nelson de Paula; Seixas Peixoto; Pierre Petiot; Pedro Prata; Carlos Rangel; Raman Rao; Alejandro Rejon Huchin; John Richardson; José Manuel Rojo; Penelope Rosemont; Enrique de Santiago; Gregg Simpson; Dan Stanciu; Ludovic Tac; Jonathan Tarry; Laurens Vancrevel; Rodrigo Verdugo Pizarro; Cristina Vouga; Claudia Vila; Her de Vries; Richard Waara; Zazie Evi Möchel;

being members of the following surrealist groups: Cabo Mondego Section of Portuguese Surrealism; Grupo Surrealista de Madrid; Leeds Surrealist Group; Groupe de Paris du Mouvement Surréaliste; Chicago Surrealist Group; Xalundes/Grupo Surrealista Galego; Brumes Blondes, Holland; Grupo Surrealista Derrame (Chile); Grupo Surrealista de São Paulo; Grupo Surrealista Agharta (Chile); Grupo DeCollage (São Paulo); Groupe le Vertèbre et le Rossignol; Peculiar Mormyrid Group;

joined by independent surrealists and sympathizers;

acting together in the service of the International Movement of Surrealism.

January 19, 2018

PRESENTACIÓN

LA MUJER ABOLIDA

El pasado viernes 19 de enero se presentó “La mujer abolida”, en la madrileña librería Enclave de Libros. Me acompañaron Javier DesveloEsther Ramón y Lurdes Martínez. Gracias a todxs los que vinisteis, a María y Pino por ceder el local y a Leticia Vera por su fantástica ilustración, incluida en el libro. Fue un día muy especial.

26814824_10155914375919070_7328390757627846553_n26805313_1593962554027072_1026443274207372593_n

26994113_1593963060693688_3642783303253177169_n

Después de la presentación, de cena con los amigxs del Grupo surrealista de Madrid (y alrededores)

RESEÑA

Arturo Borra acaba de publicar esta reseña sobre mi libro “La mujer abolida” en el blog Transtierros (https://transtierros.org/2017/12/11/la-vida-encarcelada-una-lectura-de-la-mujer-abolida-de-vicente-gutierrez-escudero-arturo-borra/)

La vida encarcelada: una lectura de “La mujer abolida” de Vicente Gutiérrez Escudero.

 

portadaEn El abecedario de Deleuze, Boutang pregunta al filósofo ante qué resiste exactamente la creación (poética, filosófica, científica). Su respuesta es rotunda: se trata de resistir “(…) al arrastre y a los deseos de la opinión corriente, a todo ese dominio de interrogación imbécil” en el que cotidianamente nos movemos. Aunque habría que señalar que no todo arte poético se inscribe en ese horizonte de resistencia, al menos aquella creación artística que se mueve en esa dirección procura “(…) liberar la vida que el hombre ha encarcelado”. La referencia a la categoría de «hombre» introduce, sin embargo, una ambigüedad: puede reenviar al sujeto masculino en particular o bien al conjunto de seres humanos con el que históricamente ha estado asociado el término. Podría insistirse incluso en que esa vida, como objeto de control, ha sido encarcelada más que por el “hombre” en un sentido genérico por una multiplicidad de prácticas opresivas en la que cabe establecer responsabilidades de género compartidas y desiguales al mismo tiempo. La vida ha sido encarcelada en una trama histórica y social de poder en la que no todo/as tienen responsabilidades similares. Llámese «capitalismo», «patriarcado» o «colonialismo», esas configuraciones de poder se sostienen sobre la base de ciertas subjetivaciones de género que, en diferentes medidas, no sólo son encarceladas sino que también pueden terminar encarcelando.

Así, incluso si eludimos cualquier forma de maniqueísmo, necesitamos desplazarnos de la categoría genérica de «hombre» a una alternativa más específica que nos permita vislumbrar no sólo quiénes son habitualmente los victimarios sino, simultáneamente, los modos en que producen y legitiman esos procesos de victimización. La mujer abolida de Vicente Gutiérrez Escudero (El Desvelo Ediciones, 2017, Santander) bien podría situarse en esa intersección, entre la crítica feminista y el análisis sociocultural, a efectos de elucidar las persistentes desigualdades de género en el corazón mismo de los vínculos amorosos, sin olvidar su entrelazamiento con otras formas de desigualdad sistémica.

La dedicatoria inicial a la activista hondureña Berta Cáceres podría inducir a error, ante todo, porque -como señala Esther Ramón en el prólogo- su asesinato es más un ejemplo de resistencia -ligada al activismo medioambientalista en el llamado “tercer mundo”- que de abolición, al menos en la acepción que sugiere el autor. La mujer asesinada es la mujer que no puede ser “abolida” sino a través de la violencia o ultraje que se produce sobre su cuerpo[1]. Pero un cuerpo ultrajado mediante el asesinato o la violencia de género no es el único modo (aunque sí el más manifiesto) en que opera el patriarcado. Para decirlo directamente: la abolición de las mujeres opera, de formas más sutiles, mediante la sobreproducción de imágenes y sentidos en los que la singularidad del devenir-mujer es borrada a partir de su remisión a unos atributos presuntamente esenciales y atemporales.

Así, a diferencia de aquellas violencias que se ejercen directamente sobre los cuerpos, La mujer abolida insiste en otra forma de violencia, no menos grave, centrada en la construcción simbólica de un modelo único de feminidad, planteado como obligatorio, definido por su condición ahistórica y subsidiaria al “hombre” (concebido en términos no menos esencialistas). Su opción crítica, entonces, ahonda en un plano semiótico donde se prefigura la violencia corporal, comenzando por un «ideal de amor» que a la vez que enarbola la idea de la Mujer, niega la singularidad de cada una de ellas, esto es, sus específicas formas de ser y estar en el mundo.

                        NO HACER A la Mujer,

no construirla,

no decirle que existe,

no inventarla,

no prolongar más su expiración,

no proteger más su agonía,

no erotizarla con aquello que disimula su materia (…)

 

La «amada ilusoria» es la contracara del hecho de estar prisioneros en un mundo excremental (religioso, ideológico, moral). En ese ideal, el significante «Mujer» representa una suerte de Plenitud que las mujeres estructuralmente no pueden alcanzar, con todas las consecuencias frustrantes que ello implica. El «ideal femenino» -promovido por las industrias culturales dominantes- termina así aboliendo a las mujeres bajo la forma de una violencia sutil pero no menos efectiva: la modelización simbólica de su figura a medida del patriarcado contemporáneo.

Las consecuencias materiales de este ideal mítico no sólo obstruyen una práctica de libertad;  también ponen en juego una moral sexual dualista –como insistiera W. Reich hace décadas- que separa lo amoroso de lo sexual, la eternidad de lo transitorio, lo puro de lo impuro, la virgen de la puta. En esta economía binaria –“la odiosa dualidad cuerpo-espíritu”-, la contracara de la Mujer idealizada es el estigma que sufren diversas mujeres que plantean una relación con su deseo o sus afectos que no pasa por la exclusividad de los “rancios altares” o por la “disciplinada madre modélica” sino por una exploración autónoma de sus potencialidades.

En esa dirección, Gutiérrez Escudero interroga nuestras formas de amar presentes, tal vez como un paso decisivo para alumbrar una práctica amorosa desde la ensoñación, si no completamente nueva sí al menos diferente: aquella práctica que permite tomar distancia, no sin contradicciones, de una cultura sexista que encarcela el erotismo en la jaula matrimonial (como presunto destino del ideal). El mito opera como negación de lo plural, de una multiplicidad posible de devenires sin modelo prefijado ni puerto seguro donde arribar. En suma, La mujer abolida, tras su labor deconstructiva, insinúa un camino libertario borrado por el triunfo mítico del Amor romántico en una sociedad que no cesa de enterrar otras formas de amar bajo la manta de las “imposibilidades heredadas”.

Ante ese triunfo que es también señuelo, ¿cómo no apostar por una política de los afectos disidente, capaz de abrazar una experiencia amorosa sin modelo de Mujer ni, mucho menos, sin Mujer modelo que participe en la “sintaxis repetitiva” de la representación masculinista? La experiencia amorosa, concebida de ese modo, reenvía a la contingencia del “desorden persistente” del «éxtasis», precisamente como aquella experiencia del estar fuera de sí, pero también de un ser-con-otro que hace estallar el solipsismo del sujeto y sus proyecciones defensivas. El autor recuerda así la promesa de un erotismo desamarrado, de una política del amor que no pase por la colonización del otro sino por la construcción de un vínculo simétrico con su “alteridad perpetua”, “sublevación que pulsa cada noche/en el reverso/ de los párpados”. En ese acontecer, amar es tanto erosión de la jerarquía de los cuerpos sexuados como sabotaje de las máquinas simbólicas e institucionales que la sostienen. La práctica amorosa, en vez de reconducir a un territorio conocido y delimitado por el ideal, remite a un espacio de extrañeza compartida que, desde una lengua no menos desconocida (casi ilegible), traza sus líneas de fuga, incluyendo aquellas que desdibujan las fronteras entre el “yo” y el “otro”, “nosotros” y “ellos” (si algo así resulta imaginable en el actual contexto de privatización de la experiencia), entrando en una zona de indiscernibilidad en la que “hombre” y “mujer” ya no constituyen polaridades antagónicas.

Es urgente

amar como quien se suicida,

incendiarse en la materia incomprensible de otros cuerpos,

dignificarse en la vulnerable materia de los cuerpos,

reconquistar las fraternales,

frágiles,

minúsculas caricias

de los cuerpos

en que se funda la esperanza de otro mundo.

 

No busque el lector fórmulas universales para esa esperanza. La mujer abolida abre las puertas a formas heterogéneas de relación social que quiebran la violencia mítica del modelo ideal(izado) del Amor. La crítica a esa mitología bien podría invocarse como una contribución a la añoranza de liberar esa vida encarcelada que ciertas escrituras disidentes persiguen. Abrir esas puertas, sin embargo, difícilmente puede hacerse desde el lenguaje heredado de las tradiciones intelectuales en las que ese modelo se ha construido. Las evidencias luminosas de esas herencias, después de todo, también oscurecen otras posibilidades humanas. Lo dice bellamente el autor: “Cuanto amor se nos pierde en esta luz”. No es extraña, pues, la apelación a una lengua otra –apelación quizás desconcertante en su aproximación regular de lo poético a lo teórico, como un suplemento que erosiona la misma frontera entre los géneros. Los poemas se mueven así entre el surrealista dictado del inconsciente y una conceptualidad filosófica que aspira a desplazarse de un cierto discurso amoroso que instituye los roles de género como jaulas existenciales. A pesar de esas jaulas, en la singularidad de cada devenir, sigue latiendo la promesa de otros lazos sociales floreciendo como una orquídea en la noche.

[1]Siguiendo este argumento, podría sostenerse incluso que el feminicidio es producto no tanto de la abolición de la mujercomo de su fracaso: puesto que la resistencia a la cosificaciónes tan real como la cosificación misma, la salida machista ante esta resistencia, en los casos más graves, se manifiesta como destrucción del objeto de deseo.

Arturo Borra

 

En 

https://transtierros.org/2017/12/11/la-vida-encarcelada-una-lectura-de-la-mujer-abolida-de-vicente-gutierrez-escudero-arturo-borra/

PRESENTACIÓN

He aquí la primera parte de la presentación de mi poemario “La mujer abolida” el pasado 24 de noviembre de 2017 en La Vorágine de Santander. Intervinieron Javier Fernandez Rubio (editor de El Desvelo) y Noé Ortega (poeta).