RESEÑA

ESTADO DE EMERGENCIA Y NEGOCIO DE LA SEGURIDAD

estado-de-emergencia-negocio-seguridad-mathieu-roigouste.jpgMathieu Rigouste es un joven activista, sociólogo y ensayista francés nacido en Gennevilliers. Además de científico social independiente, es un gran analista de las políticas securitarias. Prueba de ello es el libro Estado de emergencia y negocio de la seguridad, editado por Doble Vínculo en 2017.
Las dos entrevistas incluidas en este libro aportan una buena radiografía de la deriva autoritaria de la Francia de los últimos lustros. Sus análisis podrían situarse a partir de 2015, año en que a raíz de la farsa yihadista, en Francia es decretado el estado de emergencia permanente, algo que ni siquiera el poder militar se atrevió a decretar en las revueltas del 68. Claro que también se remonta a 1991, a la activación del Plan Vigipirate durante la Guerra del Golfo, que aumentó la financiación para el ejército y la policía, así como la presencia de militares en aeropuertos y estaciones de todo el país. También, para explicar el presente, echa mano de lo sucedido desde la Guerra de Argelia. De hecho, él ve ahí gran parte de las causas que condujeron a la reestructuración actual de la Vª República, y al estado de sitio permanente que la define.
En la línea de autores como Giorgio Agamben o Anselm Jappe, ahonda en la creación por parte del capitalismo securitario de dispositivos que creen autocontrol, sin duda más eficaces y baratos que los utilizados en décadas pasadas. En ese sentido, Rigouste aporta muchos datos, datos de empresas privadas y públicas y en general de todo el complejo empresarial militar del Estado francés, que explican esa relación siniestra entre la tecnología y seguridad, entre control y entretenimiento (la relación de los videojuegos de guerra con el entramado militar). Si autores como Michel Foucault analizaron el salto de la sociedad disciplinaria a la sociedad del control, basada en la biopolítica y el autocontrol, Mathieu Rigouste da otro salto más, aunque un salto más pequeño: de la sociedad de control a la sociedad securitaria. Una vuelta de tuerca que recrudece el estado de autodominación en el que vive gran parte de la población en Occidente.
Otra de las virtudes y aciertos de sus análisis es sin duda la exhaustividad con la que relaciona la dominación neocolonial exterior con la dominación en el ámbito interior, barrial, que contrarresta la violencia popular en las célebres ‘banlieues’. Aunque las entrevistas se centran en Francia no es difícil extrapolar sus indagaciones a otros países como España, donde hemos seguido un camino muy similar en cuanto a política de represión se refiere.
Por último decir que se echa en falta en sus análisis la cuestión del colapso energético al que nos enfrentamos. Creo que sus análisis –en este y en otros de sus libros- a la luz de la crisis energética en la que ya han entrado las grandes potencias coloniales europeas, se enriquecerían mucho más y podrían ayudarnos a imaginar el mundo que se nos viene encima. Y por tanto, podrían ayudarnos a imaginar el cómo afrontarlo.

http://www.librerialalibre.org/actividad/club-lectura-estado-emergencia-y-negocio-seguridad
Anuncios

PRESENTACIÓN

LA ZOZOBRA DE LA LENGUA

He aquí el vídeo de la presentación de la antología “La zozobra de la lengua” Gherasim Luca en La Vorágine el día 22 de junio de 2018. Intervinieron Javier Fernández Rubio, editor de El Desvelo, Vicente Gutiérrez Escudero, antólogo y traductor de parte de los poemas y Javier Perales, poeta y músico. Además de hablar de la vida y la obra de Luca se leyeron varios poemas de él y por primera vez en castellano, con ayuda de Perales, se musicaron cuatro de sus poemas.

ARTÍCULO

GHERASIM LUCA

Hoy, el suplemento cultural Sotileza de El Diario Montañés, me publica este artículo sobre Gherasim Luca y la antología “La zozobra de la lengua” que presentamos en La Vorágine esta misma tarde, a las 20:00.

luca (2).jpg

 

Gherasim Luca, el rebelde absoluto

En el año 2013 se cumplieron 100 años del nacimiento de Gherasim Luca, una de las figuras clave en el surrealismo internacional del siglo XX. Este acontecimiento pasó prácticamente inavertido en nuestro país, algo que no sucedió en Francia, en donde sí que se organizaron numerosos homenajes y se hicieron muchos espectáculos basados en su obra. No voy a detenerme en analizar el porqué de esta injusticia pero tiene mucho que ver con el gran desprecio que en España los ámbitos culturales y académicos siempre le han profesado a las vanguardias.

Explicar la obra de Gherasim Luca es difícil; uno no sabe por dónde empezar. No olvidemos que sus investigaciones creativas apuntaron en muchas direcciones. Además, en él, vida y obra están fuertemente ligadas. Lo primero que habría que tener en cuenta es que nace en Bucarest en el seno de una familia judía, y que Rumanía, por aquel entonces, era el país más antisemita de Europa. Su padre muere siendo él un niño, muerte que, unida a la muerte de su madre en 1938, influirán en sus teorías no-edípicas posteriores. En sus primeros años de juventud participa en revistas rumanas de clara influencia dadaísta, como Unu o Alge, y en sus respectivos “suplementos”: Muci y Pula. Estas revistas eran ante todo una burla a la sociedad burguesa y la literatura de la época. Por ejemplo, en estas revistas incluían ejercicios de escritura colectiva, pintura ciega y anuncios falsos, que parodiaban el lenguaje publicitario y en varios números llegaron a publicar textos escritos por niños, entre ellos Fredy Goldstein, sobrino de Luca. Al inicio de la década de los 30 los jóvenes editores de Alge decidieron enviar una de ellas, la titulada Pula (significa polla en rumano) a Nicolae Iorga -quien entre 1931 y 1932 fuera primer ministro de Rumanía– con la dedicatoria: “¿Tienes? No, no tienes”. Éste, encolerizado, azuzó a sus esbirros de la justicia para que actuasen contra ellos y como consecuencia estos jóvenes fueron encarcelados nueve días. En la cárcel Gherasim Luca conoció a un preso político que le animó a colaborar con la prensa de izquierdas. De modo que, vinculado al Partido Comunista Rumano, inició su participación en diversos periódicos progresistas defendiendo y teorizando sobre la “poesía proletaria”. Son años también de gran vinculación con el surrealismo, vinculación en la que tuvo un papel esencial otro gran autor: Geo Bogza, poeta vanguardista y periodista rumano a quien alguna de sus propias obras como Jurnal de sex (“Diario de sexo”) o Poemul invectivă (“Poema ofensivo “) le habían llevado a la cárcel años atrás, acusado de obscenidad. Asimismo, Luca desarrolló una intensa actividad periodística contra el fascismo, escribiendo furibundos artículos en los que atacaba de forma abierta, directa y a veces burlona a la extrema derecha y a los partidarios del nacionalsocialismo alemán. Por ejemplo, a la temida “Guardia de Hierro”, un movimiento fascista, ultranacionalistaantisemita que existió desde 1927 hasta 1941, la llegó a llamar la “Guardia de Chatarra”. A finales de la década de los 30 Luca estableció contacto con los mayores exponentes del surrealismo europeo; inició correspondencia, por ejemplo, con André Breton y Victor Brauner. En esta toma de contacto habría que señalar el papel que jugó la artista Nadine Krainik a la hora de establecer vínculos entre los grupos surrealistas de París y Bucarest. A partir de entonces su vinculación con el surrealismo iría en aumento. Han de destacarse sus grandes aportaciones a este movimiento tanto en su desarrollo teórico como práctico: sus descubrimientos en torno a la objetología (en su libro El Vampiro pasivo inventó el O.O.O.: el Objeto Objetivamente Ofrecido), sus esfuerzos por renovarlo de cara a mantener su radicalidad original o la abundante correspondencia que mantuvo con miembros del movimiento surrealista.

Ya en 1938, debido a sus orígenes judíos y al ambiente de represión de los años previos al advenimiento del régimen de Ion Antonescu su vida peligraba y decide huir a Paris, estableciendo contacto directo con los surrealistas franceses. Allí le sorprende  la guerra. De regreso a Rumanía funda junto con Gellu Naum el conocido como “grupo surrealista de Bucarest”, integrado además por Virgil Teodorescu, Paul Păun y Dolfi Trost, con quienes desarrolla gran parte de su actividad, tanto individual como colectiva. Ese deseo por actualizar y reavivar el surrealismo resulta aún más llamativo si tenemos en cuenta que en aquellos años sus principales miembros se hallaban divididos, exiliados y dispersos. Esta actividad fue clandestina bajo el régimen de Antonescu, aunque tras su caída siguieron dos años en los que se produjo cierta permisividad por parte de las autoridades y pudieron desarrollar actividades públicas hasta que en 1947, debido a la injerencia de la URSS en Rumanía, se inició una nueva etapa de represión y no le quedó más remedio que huir del país. Consiguió escapar a Israel, en donde continuó con su labor creativa y su incesante correspondencia, pero el ejército trató de reclutarlo y tuvo que huir de nuevo para recalar en Paris, en 1952, en donde se asentó definitivamente. Sin renegar del surrealismo, pero marcando cierta distancia con éste, colabora estrechamente con numerosos poetas, pintores y artistas multidisciplinares. Además de sus poemas y manifiestos –el propio Gilles Deleuze llegó a reconocer la influencia de los manifiestos no-edípicos de Luca en su teoría del anti-Edipo- hay que destacar sus poemas visuales, cubomanías, objetos, libros-objeto y collages, así como sus poemas fonéticos, en los que destaca su célebre tartamudeo y sus lecturas, que realizó por todo el mundo y de las que existen varias grabaciones.

Durante los años 60 y 70 su poesía evidencia una gran preocupación por la radicalización capitalista del mundo, así como el pavor ante una posible debacle nuclear. En 1991 él y su compañera Micheline Catti, y demás vecinos, fueron desalojados del piso parisino en el que habían vivido durante décadas por motivos de renovación urbana. Se mudaron a otro barrio y las autoridades le obligaron a solicitar la nacionalidad francesa. Tres años después, a la edad de 80 años, Gherasim Luca, lleno de desánimo y pesimismo, se suicidó arrojándose al Sena. Tal hecho puede entenderse como un último gesto de rebeldía contra la propia muerte.

Si sumamos todo lo dicho hasta ahora, veremos que Luca fue víctima de todos los totalitarismos. Y sorprende que le plantase cara a todos ellos. Por eso fue, además de uno de los personajes más brillantes, excepcionales y provocadores del siglo XX, un rebelde absoluto.

(El Diario Montañés, 22 de junio, 2018)

Vicente Gutiérrez Escudero

CHARLA-COLOQUIO

LA TIZA ENVENENADA EN EL “CSO LECHUZA”

El próximo jueves 5 de julio presentaré la edición ampliada de “La Tiza envenenada. Co-educar en tiempos de colapso” en ese remanso de libertad e imaginación asediada por la especulación urbanística que es la casa okupada La Lechuza de Monte. Principalmente habrá un debate sobre formas de educación no escolares. Después cena vegana.

34781642_10156287317334070_8319774659386015744_n.jpg

Vicente Gutiérrez Escudero, contemplando en los alrededores del CSO La Lechuza, espantado, cómo la especulación urbanística, la sociedad industrial, el espectáculo, el desarrollismo y en definitiva los últimos estertores del capitalismo van sitiando, amenazando e invadiendo cualquier posible espacio de auto-gestión colectiva y vecinal, y tratando de contrarrestar la devastación que éstos ejercen sobre el inconsciente, la subjetividad y el imaginario colectivos.

35228457_10214648030948154_7322421251106930688_n.jpg

PRESENTACIÓN

LA ZOZOBRA DE LA LENGUA

Vídeo de la presentación del libro “La zozobra de la lengua”, antología poética y visual de Gherasim Luca que he coordinado, editada por Javier Desvelo y en la que participaron como traductores Catalina Iliescu, Jesús García Rodríguez, Eugenio Castro, (amigos y compañeros estos dos últimos de militancia en el Grupo surrealista de Madrid) y yo mismo. El acto tuvo lugar el día 5 de junio de 2018 en el Pabellón de Rumanía de la Feria del Libro de Madrid y contó con la participación de Petre Raileanu, un gran conocedor de las vanguardias rumanas, Anca Nitulescu, traductora y Javier Fernández Rubio, editor de El Desvelo.

PRESENTACIÓN

LA ZOZOBRA DE LA LENGUA

PetrePortAyer se presentó el libro La zozobra de la lengua, antología poética y visual de Gherasim Luca de 400 páginas que he coordinado, que ha sido editada por El Desvelo y en la que participaron como traductores Catalina Iliescu, Jesús García Rodríguez y Eugenio Castro, (amigos y compañeros estos dos últimos de militancia en el Grupo surrealista de Madrid). El acto tuvo lugar en el Pabellón de Rumanía de la Feria del Libro de Madrid y contó con la participación de Petre Răileanu, un gran conocedor de las vanguardias rumanas, Anca Nitolescu, traductora y Javier Fernández Rubio, editor de El Desvelo, además de un servidor. La verdad que fue un gran motivo de satisfacción poder presentar una antología que me ha llevado 18 años de trabajo; 18 años llenos de investigaciones, viajes, lecturas, entrevistas y traducciones.

PetreC

De izq a derch: Javier Fernández Rubio, Jesús García Rodríguez, Petre Raileanu y Vicente Gutiérrez Escudero

Fue además un placer escuchar a Petre hablar de Gherasim Luca y su obra. De hecho, en el estudio introductorio de La zozobra de la lengua le cite más de una decena de veces, tanto sus entrevistas como sus ensayos. En la presentación, Petre desentrañó el método no-edipiano, explicó algunos de los recursos más utilizados en sus poemas fonéticos y contó anécdotas interesantes. Por ejemplo, nos reveló cómo Luca pudo huir de Israel (en este hecho tuvo mucho que ver la editorial José Corti, en el año 1952) y se refirió a las numerosas situaciones de azar objetivo que se produjeron entre Luca y Gellu Naum, algunas descritas en su libro Gherasim Luca, monographie, como por ejemplo que se fuera la luz cuando coincidían ambos en el mismo lugar. En ese sentido durante el acto destacó asombrado que se había produjo esa misma tarde un azar objetivo: ayer, a la misma hora pero en Barcelona, mientras en Madrid presentábamos la antología de Gherasim Luca La zozobra de la lengua, en Barcelona se presentaba el libro Athanor de Gellu Naum, editado por La Garúa y traducido por Corina Oproae. Así y todo algo así, un regalo de esa naturaleza, tenía que suceder tratándose de un acto de homenaje a Luca, cuya vida estuvo llena de casualidades y hallazgos maravillosos.

PetreETras el acto aproveché la ocasión para hacerle todas las preguntas que pude sobre Luca, como por ejemplo la opinión de Luca sobre la Rumanía de después de Ceaușescu o si se planteó regresar a Rumanía tras 1989. Me comentó al respecto -según le comunicó Micheline Catti, compañera de Luca- que no, por varios motivos: por su avanzada edad, por tener ya su vida hecha en París y porque tenía miedo a que le identificaran con los comunistas, aunque a partir de 1938 se identificase con los trotskistas.

petreB

Petre Raileanu y Vicente Gutiérrez Escudero

Petre Răileanu se graduó de la escuela secundaria en Braila y luego la Facultad de Filología, Universidad de Bucarest en 1974. Después de su graduación, trabajó como editor de la sección de literatura de la Editura Militara en Bucarest. Ha sido colaborador con artículos, reseñas y ensayos en numerosas revistas literarias como Viața Românească, Tribuna, România literară o Contemporanul. En 1992 se estableció en Francia y se graduó de la Universidad “Sorbonne Nouvelle”, París III en 1993. Trabaja como editor en Radio France Internationale y en Lettres Roumaines. Es miembro del Conseil International d’Études Francophones y miembro de la Bienal Française Association. Es un gran especialista en la literatura de vanguardia y ha publicado varios volúmenes de crítica e historia literaria en francés sobre Gherasim Luca, Benjamin Fundoianu y Tristán Tzara. Ha participado también en multitud de coloquios, simposios y congresos de todo el mundo. Fue designado en 2012 el primer ganador de la beca de creación de vanguardia Sarane Alexandrian otorgado por la Société des Gens de Lettres para el estudio: Le Groupe surrealista espagnol ou la vie dans la vie.

Entre sus obras destacan Le Surrealisme et l’amour (en colaboración) o Europa, mon amour, destacando, en mi opinión, Gherasim Luca, monographie, obra de la que me he podido documentar en abundancia para escribir el prólogo de La zozobra de la lengua.

petre (1)

Quisiera por último darle las gracias a Ioana Anghel, directora del Instituto Cultural Rumano en Madrid (ICR), por contar con nosotros en esta edición de la Feria del Libro de Madrid y sobre todo por las facilidades dadas. También a la traductora Anca Nitulescu, que ejerció maravillosamente de intérprete.

PetreF.jpg

ARTÍCULO

Artículo de Guillermo Balbona publicado en El Diario Montañés sobre la antología poética “La zozobra de la lengua” de Gherasim Luca, editada por El Desvelo, coordinada por mí y traducida por Catalina Iliescu, Jesús García Rodríguez, Eugenio Castro y un servidor.

NoticiaLuca.jpg