OBJETO ENCONTRADO

La realidad es maravillosa. Esta misma tarde, paseando por unacalle transversal del barrio San Roque de Santander, he hallado este simpático par de objetos, en el que intuyo (o al que asigno) cierto funcionamiento mecánico, cierto diálogo ininteligible, cierto amor objetual.

56691267_10156986862244070_4809765615151611904_n

56887159_10156986862269070_958545612800786432_n.jpg
#objetoencontrado #poesiaenlacalle #todoesarte

Anuncios

LAURENCE WEISBERG

He aquí una traducción que hice en 2014 de un poema del gran surrealista estadounidense Laurence Weisberg.
_
55764278_10156967578369070_1214687197362388992_n.jpg
_
(A Philip Lamantia)

_

Saturno se ahoga en mi ingle de mármol. 
En la oscuridad las manos hacen pedazos las aureolas
devuelven glaciares derretidos a la raíz del saxofón.
Dentro de esas hojas blancas los arcoiris juegan con carne
dando caza a la luz muertos de agotamiento
dejando sobre las hojas manchas de líquido prismático.

Un inquieto fuego enmelenado respira un muslo secreto
en donde yo sueño que te rescato, Oh Madre
desde la garganta convulsa del deseo paranoico.
Madre de la Noche
yo toco tu cuerpo
doce niños que duermen surgen de tu cabeza
una selva suspendida por encima del hombro
sobre tus muslos la galaxia perdida nada hacia mí
palma extendida
convocando soles para rodear este hotel del espíritu.
¿Qué excrementos salen volando de tu culo perfumado?
el estupor que logra es un empujón de los jeroglíficos
la sombra es un huracán que marca mis labios con timidez.

Tu gobiernas el espacio en el que el noble sol
coronado con imperdibles llora abiertamente entregándome en cascada
los intraducibles rayos de bilis totémica.

Tú permaneces solo esta noche en un profundo balcón
recordando el tiempo en el que las avispas llegaban y te picaban
desde la cabeza hasta los pies
y volvías a jalar los aguijones que ellas se habían olvidado
en su éxtasis.

Madre de la Noche oigo estrellas murmurando dentro de tu corazón
siento el águila suave y radiante de la depresión.
Gran amante de todos los hombres puedo ver la fortuna encerrada en tu ventana.
Aprieto en mi deseo huesos rompiéndose
revelando la sintaxis demoníaca.


Traducción Vicente Gutiérrez Escudero

POEMA-TACHADURA 6

Más tachaduras pertenecientes a la serie “Los evangelios velados”.
_
cor2
_
(Galatas, 6, 16)
_
_
Hermanos, 
Cristo no es nada;
_____engaña,
_____se burla de Dios,
_____siembra corrupción y muerte
_____en vuestra carne.

 

No quiero estar orgulloso
de Cristo Jesús, nuestro Señor.

Por él,
ya no hay un pueblo pagano
sino paz y misericordia junto a Dios.

 

Vicente Gutiérrez Escudero

POEMA-TACHADURA 5

Más poemas-tachadura de la serie “Los evangelios velados”, que escribí-taché hace ya varios años y que leí a gritos tras una Surada Poética organizada por La Vorágine en la cafetería Ópera de Santander.

cor.jpg

(Corintios, 10, 14)

 

Por eso,
hermanos muy queridos,
huid de Cristo,
huid de Dios.

Quiero que vosotros estéis en comunión con los demonios.

Podéis beber de los demonios,
Podéis participar de los demonios más fuertes.

Todo está permitido.
Todo está permitido.
Todo es carne y conciencia y libertad.

 

Vicente Gutiérrez Escudero

POEMA-TACHADURA 4

Más hallazgos: otro de mis poemas-tachadura, perteneciente a la serie “Los evangelios velados” que escribí-taché hace ya varios años y que leí a gritos tras una Surada Poética organizada por La Vorágine en la cafetería Ópera de Santander.

55590247_10156942480639070_4427486841175801856_n.jpg

(Timoteo, 6, 2)

Satanás y Dios

han de ser siervos respetuosos

 

de los que reciben sus buenos servicios.

 

Vicente Gutiérrez Escudero, 2016.

POEMA-TACHADURA 3

He aquí otro de mis poemas-tachadura, perteneciente a la serie “Los evangelios velados” que escribí-taché hace ya varios años y que leí a gritos tras una Surada Poética organizada por La Vorágine en la cafetería Ópera de Santander.

54433557_10156941130984070_7636576217361022976_n.jpg

 

(Corintios, 15, 22)

Evidentemente

 

Dios

es inútil

 

Vicente Gutiérrez Escudero, 2016.

POEMA-TACHADURA 2

He aquí otro de mis poemas-tachadura, perteneciente a la serie “Los evangelios velados” que escribí-taché hace ya varios años y que leí a gritos tras una Surada Poética organizada por La Vorágine en la cafetería Ópera de Santander.

corintios.jpg

(Corintios, 15, 47)

Dios

es un cuerpo que se pudre;

es cosa despreciable.

 

Perdió sus fuerzas al resucitar.

Vicente Gutiérrez Escudero, 2016.